El pueblo que conoce a su Dios será fuerte y hará grandes cosas Segunda parte

Continuación del post anterior

Por el pastor Carlos Mraida

II. Un llamado a la fortaleza

Los diseños de Dios para su iglesia 

El fin de año nos sacudió a todos con la venta de la famosa Catedral de Cristal, el edificio de la conocida iglesia protestante que reune a miles de personas en la ciudad de Los Ángeles, a la Diócesis Católica Romana de Orange. El artículo escrito por la nieta del fundador, el Doctor Robert Schuller, contando lo sucedido lleva como título: “El día que la Catedral de Cristal murió”.
Yo creo que es mucho más que la simple noticia de la venta de un edificio. Tampoco es un problema sólo de la Catedral de Cristal. Creo que es la muerte de un estilo de iglesia. Un estilo, que fue el patrón predominante de las iglesias evangélicas de las últimas décadas, pero que ya no es más pertinente. Es la muerte de un modelo de iglesia asimilada a la cultura, capturada por la cultura, en lugar de ser transformadora de la cultura.
Es la muerte de una iglesia “customizada”, diseñada según los gustos y preferencias de los supuestos “clientes”. ¡La iglesia ya ha sido diseñada por su Creador, y son sus diseños los que debemos seguir!

Nuestro texto dice: los que conocen a su Dios, serán fuertes. Nos hacemos fuertes cuando volvemos a los diseños de Dios como iglesia. Por eso declaro en el nombre de Jesús, que el pueblo de Dios está y estará cada vez más tomando en serio los diseños de Dios para su iglesia en una ciudad.
  • El diseño de la unidad. La iglesia una, misionando en unidad en cada ciudad.
  • El diseño de la iglesia santa. No santidad entendida como patrones de moralina. Sino una iglesia santa entendida como una iglesia no contaminada, no asimilada a una cultura gobernada por el anticristo del materialismo y el anticristo del espiritualismo politeísta y egocéntrico.
  • El diseño de la iglesia comunidad, familia. Lo que en la palabra profética del 1 de enero del 2011, llamé “redes trinitarias”. La gente que cada vez pasa más tiempo frente a las distintas pantallas, viviendo una realidad virtual, una vida on line, cada vez tiene más necesidad de reencontrar la vida real, la vida off line, el contacto amoroso, personal. Esta sociedad hiperindividualista, hace urgente una re-dinamización de la vida congregacional, no entendida como asistencia a cultos, sino redes de paternidad y mentoreo, de sanidad y de comunión significativa.

La nieta del fundador de la Catedral de Cristal, termina la nota diciendo: hoy recordamos que la iglesia no es un edificio. Yo agregaría, ni una institución, ni una organización, ni un imperio.
Queridos hermanos, asistimos a la muerte de un estilo de iglesia. ¡Pero no a la muerte de la iglesia! ¡Porque la puertas de la muerte y del infierno no prevalecerán ante el embate de la iglesia!

El avivamiento que viene

Por eso es que declaro que el Señor enviará de la mano de su iglesia en los próximos años un avivamiento. Porque la iglesia una, santa, sin manchas ni arrugas, la familia de Dios para un mundo despersonalizado, traerá el avivamiento con transformación integral.
Este año que hemos terminado, hemos dado un paso muy importante con los 40 días de oración y ayuno del que en todo el país, más de 500.000 creyentes participaron. Estoy seguro que los 40 días que encararemos este año, el avance será aún mayor. Porque tenemos que entrar en un nuevo nivel de intercesión, de clamor, por un avivamiento. El Plan La Argentina que Dios quiere, que nació en la ciudad de Buenos Aires, hoy ya está en 53 ciudades del país. ¡Estamos avanzando en los diseños de Dios!

La generación actual de creyentes, influenciada por el espíritu del anticristo, está perdiendo hasta la esperanza del avivamiento con transformación. En el mejor de los casos lo visualiza como una utopía en el presente. Los reinos del norte y del sur, la descristianización secularizante y la descristianización de la espiritualización egocéntrica han terminado con los sueños colectivos. Y la iglesia ha comprado esto. Y muchos están narcotizados, adormecidos, ya ni soñando con el avivamiento, resignados.
Giles Lipovetsky, uno de los sociólogos y analistas más destacados de nuestros tiempos dice: “ya no existe un mito colectivo, no existe un modelo de una ciudad resplandeciente, una ciudad nueva”.

Pero la Biblia dice que la Iglesia es ese modelo de ciudad resplandeciente, la iglesia es la ciudad nueva, la Nueva Jerusalén, el modelo de una nueva humanidad. Por eso resulta indispensable, dejar de creer que nuestro estancamiento lo solucionamos con nuevos programas. Bienvenido sea un nuevo énfasis en la evangelización que también está adormecida, y bienvenidos todos los métodos que nos permitan evangelizar mejor. Pero lo que el mundo necesita es un modelo de ciudad resplandeciente, un modelo de ciudad nueva.


El pueblo que conoce a su Dios será fuerte y hará grandes cosas Segunda parte El pueblo que conoce a su Dios será fuerte y hará  grandes cosas  <sub>Segunda parte</sub> Revisado por el equipo de Nexo Cristiano on 0:48 Rating: 5

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.