No te agobies por las cosas pequeñas

Por Paul Kooistra

Y sabemos que a los que aman a Dios, todas lascosas les ayudan a bien, esto es, a los que conformea su propósito son llamados.»Romanos 8.28
Hace poco tomé un libro titulado No te agobies por las cosas pequeñas... además todas las cosas son pequeñas Yo prefería el lema «No te agobies por las cosas que están bajo el control de Dios... además todas las cosas están bajo el control de Dios».

No hay vida más gratificante y satisfactoria que la de los siervos de Dios. El inmortal, majestuoso, soberano, amoroso y compasivo Dios del universo tiene todo bajo su control. Cuando soy de Él, mi propósito es Su gloria. Cuando soy de Él, puedo saber que a Él le importa aun el detalle más minúsculo de mi vida.

«En tu mano están mis tiempos» (Salmos 31.15). Este versículo se ha convertido en una realidad práctica en mi vida. En algún momento aprendí a apuntar mi calendario personal con lápiz y no con pluma. Fue una medida eficaz, pero también me sirvió como recordatorio de la actitud que debía tener frente a Dios. Puedo planear por anticipado, pero no puedo dictar lo que sucederá el día de mañana. Cualquier expectativa que tenga sobre mi futuro estará sujeta a la revisión de Dios. Debo recordar que Sus planes son mejores que los míos.

Mi dulce esposa, Jan, es la persona más meticulosa que conozco. Durante mucho tiempo trabajó como enfermera en una casa para la tercera edad. Ella vivió el amor y compasión de Dios por esas personas, pero le costó mucho trabajo confiar en Él los detalles de su trabajo. Empecé a ayudarla a que vea lo que implicaba el Evangelio, y aun cómo este repercutía en su deseo de ser una enfermera excelente.

Uno de los fines de semana del otoño hicimos una caminata cerca de un campamento abandonado junto aun río. Estuvimos disfrutando de la caída de las coloridas hojas secas del otoño y de la soledad, cuando de pronto escuchamos un murmullo. Había un mapache enorme buscando comida en un bote de basura vacío. —Supongo que ese mapache debe estar decepcionado —dije—. Como toda la gente ya se fue, ya no hay basura.
De pronto, Jan se lanzó la mano hacia la boca. —Se me olvidó sacar la basura en mi trabajo anoche... oh bueno, Dios podrá encargarsede eso.
¡Tuve que reírme! La gracia de Dios estaba penetrando en las ranuras y esquinas de nuestra vida diaria. Dios nos ama aunque nos olvidemos de sacar la basura.

Así, empezamos a comprender lo que Jonathan Edwards quiso decir: «El secreto de la vida cristiana es permitir que el Evangelio penetre en tu vida de forma racional y como experiencia»
Enriquecerme no disminuirá tu abundancia;
Todo tu amor y bondad están en tu Hijo,
Le traigo a ti en brazos de fe,
Proclamo Su nombre salvador como el que murió por mí,
Imploro a su sangre el pagar mis deudas de mal
Acepto su dignidad por mi indignidad,
     su vida inmaculada por mi vida de trasgresión,
     su pureza por mi impureza,
     su sinceridad por mi insinceridad,
     su verdad por mis mentiras,
     su humildad por mi orgullo,
     su consistencia por mi inconsistencia,
     su amor por mi enemistad,
     su vida de plenitud por mi vida vacía,
     su fidelidad por mi infidelidad,
     su obediencia por mi desobediencia,
     su gloria por mi vergüenza,
     su devoción por mi rebeldía,
     su vida santa por mis caminos erróneos,
     su rectitud por mis obras muertas,
     su muerte por mi vida.


Leer, reflexionar y orar: Salmos 103. 6-14

1. ¿Puedes pensar en un área de tu vida en la que has utilizado tus propios recursos, planes y sabiduría en vez de tener fe de que Dios te ha redimido de esta parte de tu vida? ¿Cómo cambiaría tu vida si vieras las cosas desde esta perspectiva?

2. ¿Reconoces que tu ocupación es un llamado de Dios, redimida por la sangre de Cristo Jesús? ¿Cómo debería afectar esta realidad el trabajo que realizas?

3. Pídele a Dios te ayude a ver la hermosura de todas las experiencias de tu vida; aunque sean desafiantes, sorprendentes, rutinarias, fáciles o difíciles, porque ellas son eventos que Cristo ha cambiado y redimido por Su gran obra en la cruz.

Un devocional del Dr. Paul Kooistra (fuente: www.mtw.org)
Del libro 31 Días de Gracia

Clik en este enlace para leer todos los devocionales

No te agobies por las cosas pequeñas No te agobies por las cosas pequeñas Revisado por el equipo de Nexo Cristiano on 13:48 Rating: 5
Con la tecnología de Blogger.