Todos hemos deseado alguna vez estar parados sobre tierra plana.

Por Paul Kooistra

Reconócelo en todos tus caminos, y él enderezará tus veredas. Proverbios 3.6

Durante nueve veranos seguidos di conferencias en un lugar llamado Horn Creek, Colorado, y durante ocho veranos consecutivos, unos amigos y yo subimos una montaña llamada Horn Peak. La subida estuvo difícil pero la bajada fue peor. Nos sentíamos sin aliento y buscábamos el Camino del Arco Iris, que era el primer camino horizontal después de horas y horas de bajada vertical. Todo el tiempo me decía a mí mismo: «¡Paul, si alguna vez llegas a tierra plana, no seas tan tonto como para volver a subir esta montaña!» Y al próximo verano, volvía a subirla.

Todos hemos deseado alguna vez estar parados sobre tierra plana. Vivimos en un mundo caído, desmoronado y lleno de caminos sin salida que nos tientan. En Proverbios, Dios nos dice claramente que el camino recto se consigue confiando en Él con todo el corazón, y tomándole en cuenta para todo. A Proverbios se le ha llamado la «teología con ropa de trabajo». Es esencial que veamos los versículos en el capítulo 3 como las llaves de todo el libro. De otra forma, todas esas instrucciones pueden darnos un falso sentido de confianza en nuestra propia sabiduría.

Cuando seriamente queremos creer en Él, tenemos que darnos cuenta que no podemos confiar en nosotros mismos, ni en nuestra propia evaluación de las circunstancias. Es muy fácil seguir con nuestros propios planes y luego decir: «Bueno, esto es trabajo cristiano. Soy uno de los elegidos. Dios está obligado a bendecirme».

¿No tenemos la tendencia a planear y luego orar? Tenemos que aprender a encargarle a Dios nuestra vida antes de hacer los planes; orar primero y luego planear. Tenemos que saturar nuestros planes en oración, pedirle a Dios que nos enseñe Su camino, aceptar nuestra dependencia a Él, aun en las cosas más insignificantes. Vivir en sumisión a Él significa decir: «¿Qué harás conmigo? Estoy dispuesto a todo». Y esto solo pasa por la gracia de Dios, ya que Él hace que lo amemos como Él nos ama a nosotros. Él nos da la perspectiva de ver que Él es más real que los ministerios que nos hadado, más poderoso que los problemas que enfrentamos. Su amor es más grande que cualquier rechazo al que nos podamos enfrentar.

En el año de 1972 se encontró un diario flotando en el océano. Un marinero escribió el siguiente mensaje en una de las páginas: «Si te enteras que nuestro barco se hundió, no llores. Este océano es tan solo un charco en la mano de mi Señor. Si estás derrotado por el miedo, si estás acobardado en un rincón de la vida, si estás paralizado de miedo, puedes ser libre. Todo lo que tienes que hacer es depender de Dios».

¿Estamos dispuestos a aceptar que tan solo somos unasmoléculas en el charco de Dios? Aquí es cuando Él nos re-cuerda que no podemos escondernos de Él y que Él dirigiránuestros caminos.

«El hombre que no deja abatir su espíritu por la aridez y el desamparo, pero que deja que Dios lo dirija pacíficamente a través de terrenos salvajes y desea ningún otro apoyo o guía más que la fe pura y confianza en Dios, será traído a la tierra prometida».
—Thomas Merton:

«El cristianismo no es un sacrificio que hacemos, pero el sacrificio en el que confiamos; no es la victoria que ganamos, pero la victoria que heredamos. Ese es el principio evangélico». 
—P.T. Forsyth

Solo el hombre que obedece el mandamiento de Jesús sin arrepentirse y sin resistirse deja descansar su yugo en Él, encuentra ligera su carga y bajo su suave presión recibe el poder de perseverar en el camino correcto. El mandamiento de Jesús es difícil para aquellos que tratan de resistirse. Pero para aquellos que se someten voluntariamente, el yugo es fácil y la carga ligera.
—Dietrich Bonhoeffer

Que el acusador rujalos pecados que he cometido. Reconozco todos más mil más. Jehová no reconoce ninguno.
—Himno desconocido

Leer, reflexionar y orar: Salmos 27

1.Aceptar a Dios significa más que admitir su existencia. Es declarar que Él es Dios y tiene el control.

2¿Cómo podrías ver esto en tu vida?2.¿Qué cosa en tu vida necesitas enderezar? (Proverbios 3.5-6)

3.Admite ante Dios que no existen las casualidades. ¿Cómo cambia esto tu perspectiva sobre la vida?


Un devocional del Dr. Paul Kooistra (fuente: www.mtw.org)
Del libro 31 Días de Gracia,  -22 de 31

Clik en este enlace para leer todos los devocionales

Todos hemos deseado alguna vez estar parados sobre tierra plana. Todos hemos deseado alguna vez estar parados sobre tierra plana. Revisado por el equipo de Nexo Cristiano on 16:56 Rating: 5

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.